jueves, 18 de mayo de 2017

Una Mujer


Una mujer puede olvidar su celular, sus llaves y hasta su labial, pero jamás olvidara las lágrimas que derramó por un pendejo.

Google+ Followers